Loading...

El Circo Raluy Legacy aterriza en València

Javier Caro

El Circo Raluy Legacy regresa a València con un espectáculo sorprendente, increíble y lleno de magia, llamado, In Art We Trust. El circo en el mejor de sus estados, en el más puro y acogedor, con esa sensación de familiaridad que tan bien transmite Raluy Legacy. La suerte de poder tenerlos en València desde el 1 de diciembre hasta el 4 de febrero en La Marina, es enorme porque no es un circo al uso, es algo más.

Estuvimos en su presentación el día 1 de diciembre. La sola presencia de la carpa te llena de emoción e ilusión, su interior, con los carruajes y el olor a palomitas, es un retorno al pasado, a la infancia; es precioso ver las caras de los niños alucinados con contemplar algo diferentes en un mundo tan digital. Y a sus padres felices porque puedan seguir viviendo la experiencia de un circo tradicional.

Una vez sentados, Pietro y Bigotis nos invitan al espectáculo, su humor es contagioso; Dimitri, que nos llevará con chistes, bromas y risas durante todo el espectáculo como maestro de ceremonias, será el hilo conductor siendo de lo mejor de la función. Y es que el humor, para niños y adultos, está muy presente en todo el show. Nada escapa a la comedia, con la que hacen cómplices a todos los asistentes.

Momento del espectáculo. Fotografía cedida por el Circo Raluy Legacy

Una de sus directoras, Louisa Raluy, nos atiende con amabilidad. Es sorprendente lo especial que es meterse dentro de la carpa del Circo Raluy Legacy y entrar en otro universo lleno de fantasía y de momentos imposibles en el mundo que está fuera. “El circo es un lugar lleno de magia y creatividad, gran evocador de fantasía que nos saca de la realidad cotidiana durante un buen rato, con representaciones que ponen el énfasis en una impresionante puesta en escena y en el talento de sus artistas”, comenta, Louisa.

Y no es que diga yo que el circo es pura magia, no; sino que incluso el prestigioso Premio Big Top Label, que es un reconocimiento a los cinco mejores circos de Europa, lo dice, “recientemente, el Circo Raluy Legacy, ha sido galardonado con el prestigioso premio Big Top Label. Es un reconocimiento que solo se otorga a los mejores circos de Europa y que pretende diferenciarlos por su alta calidad. Nos sentimos enormemente agradecidos”, dice. Los otros circos galardonados fueron Circo Zippos (Reino Unido) y el Richter Florian Cirkusz de Hungría.

El circo llevaba dos años sin venir a València, y en este 2023 van a quedarse bastante tiempo con un espectáculo nuevo, totalmente nuevo a lo que trajeron en su último año. València, una ciudad que adora el circo, siempre está deseosa de los mejores espectáculo, y Raluy Legacy este año viene con un gran show. “Sentimos que tenemos en Valencia un público muy fiel y es muy importante para nosotros”, apunta. “Valencia es una ciudad que abraza el arte, esto nos emociona, nos encanta estar aquí. Vinimos por primera vez en Navidad de 2017 y la bienvenida del público valenciano superó todas las expectativas, de ahí que es necesario volver. Decidimos regresar cada dos años, cuando renovamos completamente el show”, remata.

Antes de hablar del espectáculo, del que no haré mucho spoiler, hay que hablar del trabajo de conservación que también es importante en circo. “Sí, invertimos mucho esfuerzo en su conservación”, señala Louisa. “Es un trabajo meticuloso y preciso llevado a cabo por un equipo de personas; restauradores, mecánicos y pintores. Mi padre, Luis Raluy nos inculcó el amor y respeto con el que había que tratar estos carruajes, para devolverles su esplendor”.

Raluy Legacy va con esta conservación un paso más allá, transformándose en algo más: en un experiencia expositiva de otra época. “Efectivamente, la experiencia del Circo Raluy Legacy no acaba con el espectáculo. El encanto propio que aportan los carruajes retro, señal de identidad de la familia Raluy, hace que visitar el circo sea una oportunidad única para viajar en el tiempo; tenemos un órgano de principios de 1900, una verdadera joya. Todo ello, sumado a un elenco de 20 artistas llenos de talento, te va a hacer soñar”, comenta.

Entrando en los espectáculos, podemos disfrutar de la fantasía malabarística con los pies de Sian, uno no puede dejar de preguntarse, cómo lo hace para que no caiga a la velocidad que gira o se voltean los objetos con sus pies. La magia de Rodrigo Tolzen, la Legión Malambo, el grupo más internacional de gauchos malamberos y el tramo final de todo el show es asombroso. El taquicardíco espectáculo del Dúo Valencia, con La Rueda de la Muerte, que cuando la presentó Dimitri, pensaba que no sería para tanto con ese nombre y, como yo, muchos dimos botes en el asiento de sorpresa vibrando en cada salto.

El Dúo Valencia con su espectáculo, de la Rueda Muerte. Fotografía cedida por el Circo Raluy Legacy

El Circo Raluy Legacy es más que un circo, es una experiencia para todo el mundo, ver sus carruajes, sus vestidos y trajes (preciosos), sus bailes y coreografías (la inicial es una delicia), el humor, la sensación de estar en un circo de toda la vida; en definitiva, vivir la experiencia del mayor espectáculo del mundo tan cerca, casi pudiendo ver el sudor de los artistas en el rostro o respirar con ellos la tensión ante las acrobacias y saltos. Dejo a Louisa que explique qué nos encontraremos este año bajo el lema: In Art we Trust

“In art we trust es el resultado de mucho trabajo y de una gran dedicación por parte de todos los que participamos. Humor, riesgo, magia y emoción en estado puro; una experiencia difícil de olvidar. Nuestro espectáculo no es solo una presentación de números consecutivos, es una experiencia global y así se vive, desde la entrada donde te recibe la exposición de caravanas, hasta la pista, el olor a palomitas, la música, las luces y como no, los artistas con sus números atrevidos, audaces, frescos y llenos de humor y riesgo”

Louisa comparte conmigo que el espectáculo del Dúo Valencia es de lo más impresionante que se puede ver en la función. “Por ejemplo, uno de los números más espectaculares es el de la Rueda de la Muerte. Es un numero de riesgo, de mucho riesgo; la Rueda de la muerte gira a una velocidad de infarto, movida únicamente por los dos artistas que la equilibran y controlan en una demostración de intrépida acrobacia. Y todo ello a más de 13 metros”.

“In art we trust es un espectáculo atrevido, para todos los públicos, que te interpela gracias al cruce creativo y participativo, al descaro de los artistas y a la emoción de la experiencia de vivir el riesgo, la magia y el humor en directo”.