Javier Caro

Todos los chavales y chavalas de los 90 que nos encontramos de repente con el mundo del videojuego, aquel universo de los 8 y 16 bits, nos quedamos sin palabras. Un nuevo universo de diversión se nos venía encima. Juegazos de la talla de The Sonic o Street Fighter copaban las listas de éxitos. Y en aquella época de ebullición de juegos, aparecieron las biblias del sector. Ahora nos cuentan parte de la historia de los videojuegos.

Revistas como Hobby Consolas o Super Juegos era la compra obligada de cada mes. Sus críticas a los juegos eran nuestra base de información. Sus pequeñas capturas de las pantallas de los juegos, nos hacían soñar. Sin saberlo, aquello eran los primeros pasos para que apareciera una nueva rama en el periodismo.

David Martínez ha sido uno de los afortunados que ha podido vivir en primera persona (y a través de sus compañeros/as) cómo fueron los inicios, y cómo hemos llegado hasta aquí en la prensa del videojuego. Su libro, De microhobby a Youtube. La prensa del videojuego en España, es un repaso por la historia no solo de parte del periodismo, sino del videojuego como sector.


¿Qué te lleva a escribir el libro?

Varias razones. En primer lugar, la propuesta de mi editor, Darío de Dolmen Editorial, que me dijo que yo era la única persona capaz de escribir algo así. Pero sobre todo mi amor por esta profesión, y mi respeto y cariño a todos los que la han ejercido conmigo, y antes que yo.

Saliste de la Universidad y tuviste la suerte de entrar en una de las revistas más importantes de videojuegos de España. ¿Cómo fueron para ti aquellos primeros días?

El primer día de trabajo celebraban su cumpleaños Manuel del Campo (actual CEO de Axelspringer España) y Juan Carlos García, que luego fue director de la Revista Oficial Nintendo. El compañerismo que se respiraba y el buen ambiente era increíble. Además, me puse a jugar para preparar un avance (creo que el juego era Astérix o Kingsley para PlayStation). Puedes imaginar mi entusiasmo.

historia de los videojuegos
Página perteneciente al libro, De microhobby a youtube. La prensa de videojuegos en España (Ed. Dolmen)

En 1983 se editaba la primera revista de videojuegos, ZX, le siguieron MSX Club, Mundo MSX,  Input MSX o Superjuegos ¿Qué carácter tenían aquellas revistas primigenias y para qué tipo de lector iba orientado?

Eran más prácticas, ya que el usuario de microordenadores era “un manitas”. De modo que había algo de hardware, algo de programación, y por supuesto algo de juegos. Se trataba de sacarle partido a esa máquina maravillosa que habían comprado y conectado a su TV, y cuyos límites eran impensables.

Microhobby marcó la diferencia según comentas en el libro ¿Cómo recuerdas aquella revista?

Era la primera revista de videojuegos propiamente dicha. Mucho más colorida, con un lenguaje que nunca habíamos leído hasta entonces y con pantallas de los juegos. Además tenía pokes y trucos, y en su etapa más avanzada, un cassette con demos de juegos.


Y por fin llegó Hobbyconsolas, yo me la compraba todos los meses, aquello era un ritual. ¿Cómo era la dinámica de trabajo cuando os llegaba un juego, el reparto de quién hacía la crítica o cómo se maquetaba?

Pues depende de la relevancia del juego. Le tocaba al experto en el género o a quien estuviese libre en ese momento. Lo primero, como es lógico era jugar (y capturar las pantallas con ayuda de un ordenador). Después se escribía el texto en Word y se pasaba todo el material a maquetación, que nos devolvía las páginas casi listas, para que ajustásemos la longitud del texto, escribiésemos los pies de foto, ladillos y la ficha.

Daniel García Raso nos cuenta la Historia de los videojuegos

Al igual que hubo una batalla entre SEGA y Nintendo con Mega Drive y Supernintendo, también la hubo entre Hobby y Superjuegos. Mucha gente era de una revista o de la otra. ¿Cómo recuerdas la relación entre las dos revistas cabeceras de España?

Los integrantes de Superjuegos habían salido (al menos los primeros) de Hobby Consolas, y hubo quien se tomó aquello como una especie de traición. El punto más delicado llegó con la publicación de las secciones “Una de gambas” y el “Supergolfo” en Superjuegos, que “pinchaba” a la competencia publicando sus errores. El asunto llegó incluso a los tribunales, pero con el tiempo, la relación entre ambos equipos volvió a ser muy  cordial, diría que de auténtica amistad.

Me ha sorprendido la cantidad de revistas, Edge, Game Tm, que aparecieron cuando la crisis del papel azotaba con más virulencia ¿A qué crees que fue debido?, ¿en otro contexto, crees que hubieran funcionado?

Claro, esas revistas estaban dedicadas a un público “premium”, al que no le importaba pagar más por un producto con un mejor acabado (lomo, barniz, un papel de mayor gramaje y satinado, una maquetación con un estilo minimalista…) y un tono más adulto en la redacción. Pero sufrieron la crisis económica coyuntural y la crisis de la prensa escrita (algo que tuvimos que soportar también en Axel Springer) y no lo pudieron soportar.

historia de los videojuegos
Página perteneciente al libro, De microhobby a youtube. La prensa de videojuegos en España (Ed. Dolmen)

Dedicas una parte muy importante a Internet en el libro ¿cómo ves el mercado de la prensa del videojuego en las webs?

EL público que sigue consumiendo prensa de videojuegos en papel es, en su mayoría, nostálgico y muy fiel a la marca. Eso significa que los lectores más jóvenes sólo consumen prensa en Internet. Es un medio perfecto para hablar de videojuegos. No tiene límite de páginas, permite incorporar vídeos o podcast al contenido estático, y se puede consumir en cualquier parte con un móvil. Además, la interacción con los usuarios es mucho más directa.

Hay programas de radio muy recordados como Game40, ¿qué tenía éste programa y la radio, que no tuviera una revista, que enganchaba a tanta gente?

Game 40 tenía un tono desenfadado, como escuchar a tus amigos hablando de videojuegos, y además disfrutaba de una ventaja esencial de la radio: era gratis y no hacía falta “ir al kiosco” para disfrutarlo. La información llegaba a tu casa cada lunes por la noche, si no me equivoco.

¿Cuál fue el punto de inflexión de la prensa del videojuego?

Aunque no lo mencionas demasiado en el libro, el videojuego retro está muy de moda. Aunque sea una paradoja, ¿tienen más futuro las revistas de videojuegos retro?

A todos nos gusta evocar aquellos tiempos; no sólo recordamos grandes juegos, sino que tenemos un montón de anécdotas relacionados con cada título. Retrogamer es una magnífica revista, y Hobbyconsolas cuenta con mucho contenido retro, tanto en versión impresa como en la página web y en su canal de Youtube.

Leyendo el libro, a uno le entra algo de envidia por los viajes y experiencias disfrutadas. ¿Cómo fue la primera vez que te dijeron que tenías que salir fuera de España a cubrir lo que fuera?

Mi primer viaje fue para ver Shadowman, el juego de Acclaim para N64, PlayStation y Dreamcast en Londres. Una vez allí, nos subimos en un autobús y nos pusieron un impermeable, para visitar un viejo manicomio (así no nos manchábamos con la sangre que habían utilizado como decoración). Después de la visita, pudimos probar el juego y, al día siguiente, entrevistar a los desarrolladores.  Recuerdo compartir habitación de hotel con Paco Delgado, director de Micromanía y toda una leyenda de la prensa de videojuegos.

One thought on “David Martínez habla de la historia de la prensa del videojuego en España”

Comments are closed.