Isaac Vicente

Sebastià-Daniel Arbonés Subirats, más conocido como Sebastià d’Arbó o Profesor D’Arbó, es un hombre todoterreno (psicólogo, periodista, escritor, guionista, director de radio y televisión, director cinematográfico, editor, productor, …)

Reconocido principalmente por sus programas y publicaciones sobre temas esotéricos y de fenómenos paranormales (o en palabras del propio D’Arbó “esotéricos y mistéricos”), o por su breve filmografía como realizador (cinco largos de ficción y un documental) también orientada a la divulgación de esos temas.

Más allá del cine de Sebastià D’Arbó es un completísimo estudio sobre D’Arbó, el hombre y el personaje, obra de Diego Peñalver para Applehead Team, y que cuenta con la colaboración y autorización del mismísimo Profesor D’Arbó.

Sebastià D´Arbó y Diego Peñalver

A través de una extensa entrevista con D’Arbó, dividida en 28 capítulos, el autor repasa la vida y obra del “Profesor”: su infancia; sus inicios en el mundo de la fotografía y el cine, desde sus tiempos como “chico de los cafés” hasta sus trabajos en algún departamento técnico en cintas como CINCO PISTOLAS DE TEXAS (Ignacio Iquino) o AS DE PICAS, OPERACIÓN CONTRAESPIONAJE (Nick Nostro); sus películas; sus trabajos en televisión; los Festivales que organizo; sus revistas y publicaciones; cómics y fotonovelas; radio; la Feria Màgic Internacional; …

El libro cuenta además con las colaboraciones de Ángel Sala, que se encarga del prólogo; Carlos Benítez y Montse Rovira (Proyecto Naschy), Luis Esquinas (documentalista) y David Garcia Sariñena (Moster World), y el propio D’Arbó, que además de acceder a la entrevista también colabora escribiendo dos de los capítulos, uno en el que se presenta a si mismo y otro en al que habla sobre los actores y actrices que trabajaron con él.

Pero dejemos que sea el autor quién nos explique mejor las interioridades del libro a través de sus respuestas a mis preguntas sobre el mismo:

¿Como surge el proyecto de dedicar un libro a Sebastià D’Arbó?

La idea surgió después de escribir el dossier que le dediqué a su filmografía para el fanzine Exhumed Movies. Aquel trabajo me dio oportunidad de entablar una relación más cercana con Sebastià D’Arbó, de conocerlo un poco más como persona, además de la admiración que ya tenía hacia él desde que yo era muy joven.

Fue muy interesante redactar -de forma muy breve, hay que decirlo- información que antes no se había dado sobre esas películas, y pensé que sería buena idea «engordar» toda esa información y descubrir toda la trayectoria profesional de Sebastià, no solo como director, sino también como periodista divulgador de la temática parapsicológica.


Normalmente los libros dedicados a personajes que se han dedicado a tantas áreas suelen centrarse en una de ellas ¿Cuándo se te ocurre hacerlo extensivo a todas y cada una de ellas?

Como decía, a D’Arbó lo admiraba desde que era muy pequeño, quizá tenía 10 u 11 años, cuando descubrí el programa Catalunya Misteriosa de TVE, que él dirigía y presentaba. Eso fue mucho antes de conocer su faceta como director. Y no solo eso, me encantaban sus revistas sobre parapsicología, como Karma 7, y las cosas que escribía en los números de la revista Creepy, de la que yo era fiel lector.

Así que consideré que había que dar a conocer todo eso, para que todos los lectores conociesen a fondo todo lo que D’Arbó había abarcado en 50 años dedicados al mundo oculto. Quizá fui demasiado ambicioso y eso me llevó mucho más tiempo y trabajo, pero no consideraba justo centrarme solo en su carrera como cineasta.

Háblanos de la estructura del libro ¿Por qué conservar la estructura de la entrevista en lugar del habitual estilo narrativo reservando un breve capítulo a una entrevista más breve o concisa?

La verdad es que no era la estructura pensada inicialmente, ya que ésta fue cambiando los primeros días en los que quedaba con Sebastià y charlábamos de qué tenía pensado hacer y cómo. Desde el principio mostró su voluntad de colaborar en todo momento, y en cada charla manteníamos conversaciones en las que él me explicaba decenas de anécdotas, vivencias, datos… ¡Y ni siquiera le había planteado ningún guión de entrevista!

Entonces me di cuenta de que todos esos recuerdos debían plasmarse tal como él los estaba relatando. No podía correr el riesgo de dejar fuera algo que él considerase ineludible, o de tergiversar una explicación por no acertar con la narración…

No sé si me explico. Sebastià conserva una memoria admirable, y es una persona muy metódica, y aquello que me explicaba había que reflejarlo de la manera más fiel posible, así que opté directamente por el formato de entrevista, con algunos artículos que añadí, junto a otros colaboradores


Reconozco que yo conozco principalmente a D’Arbó por sus películas, y en menor medida por sus programas de televisión ¿Por qué faceta empezaste a tener interés en D’Arbó?

Por la televisión. Quizá fue por la edad en la que descubrí sus programas, o quizá porque mi familia nunca ha sido muy cinéfila y la opción de ir al cine a ver sus películas no creo que estuviese entre sus prioridades en aquellos tiempos…

De las películas de D’Arbó ¿Cuál destacarías?

Me gustan varias, pero la primera, VIAJE AL MÁS ALLÁ, es la que más me atrae. Creo que el formato de capítulos cortos funciona muy bien para hablar de diversos casos de parapsicología en una misma película, sin tener que ceñirse a un guión que, quizá, les haga perder credibilidad. Además fue la primera con Narciso Ibáñez Menta, el gran acierto de D’Arbó.

Portada documental, El Pionero sobre la vida de Sebastià D´Arbó

¿Cómo fue el trato con D’Arbó durante las entrevistas?

Fue muy atento en todo momento y me ayudó en todo, la verdad. Él también estaba muy ilusionado en que este proyecto se materializase y colaboró totalmente para que quedase lo más completo posible. ¿Quién mejor que él para explicar detalles de su propia vida?

Muchas veces yo llegaba con preguntas sobre un tema en concreto; él las revisaba y me decía «Aquí habría que incluir algunas preguntas más acerca de esto, o de aquello… si no no se va a entender el porqué de esto otro que me preguntas…».

Alucinante. Estuvo tan implicado que se podría decir que fue algo «sobrenatural»… Además, tengo que decirlo, aportó una cantidad enorme de material gráfico, perteneciente a su colección privada.

A la hora de entrevistar o recoger declaraciones de personas que trabajaran con D’Arbó ¿Se quedó alguien a quien intentaras entrevistar fuera?

Desgraciadamente, sí. Y doy las gracias por poder contar con personas increíbles que no dudaron en absoluto en colaborar con este proyecto, pero sí hubieron algunos nombres -que prometí no desvelar- de personas que tenía en la lista y que no quisieron aparecer. Les tengo una admiración enorme a cada uno de ellos, pero debía respetar que ellos no sintieran lo mismo hacia D’Arbó. No fueron muchos, por suerte.


De la parte en la que entrevistas o recoges textos de colaboradores de D’Arbó me llama mucho la atención la parte del productor italiano ¿puedes contarnos algo sobre ello? ¿Te costó mucho encontrarlo o que colaborara en el libro?

Como decía, tuve la suerte de contar con muchos de ellos. Son profesionales que viven cerca del entorno de Sebastià, por lo que podía ponerme en contacto con ellos en cualquier momento. Pero yo quería un reto, mi propio reto: debía entrevistar a alguien que normalmente no apareciese en ese entorno, o que quizá no fuese tan conocido, y pensé en Vincenzo Salviani, productor de CENA DE ASESINOS, y en Laura Conti, protagonista de la misma.

Ella fue imposible localizarla, vive totalmente ajena a su pasado como actriz, pero tuve la suerte de que D’Arbó conservara el teléfono de Vincenzo. Está bastante enfermo, por lo que me habían dicho, así que tenía pocas esperanzas de recibir respuesta.

Tras varios mensajes que no me contestó, me aprendí algunos saludos en italiano para resultar cortés y decidí llamarle por teléfono. Qué sorpresa, ¡me dijo que sí a colaborar! Le envié un cuestionario y en pocos días me lo reenvió con sus respuestas, medio en castellano, medio en italiano. Eran breves, pero para mí valían oro.

¿Cuál de las múltiples facetas de D’Arbó te parece más interesante?

Difícil pregunta… ¿Todo? No sé, me resulta interesante su manera de hacer cine, tan metódica y profesional, pero a la vez admiro la capacidad que tiene de creer en lo que hace y convertirlo en proyectos: televisión, revistas, libros… De verdad, no podría quedarme con una sola.

Los albores del kaiju eiga, un documental de Jonathan Bellés

Por último, ¿Puedes contarnos algo de tus colaboradores?

Además de las entrevistas a colaboradores y conocidos de Sebastià, conté con los textos de Luis Esquinas, director del documental EL PIONERO, sobre la figura del D’Arbó cineasta; además de las reseñas de Carlos Benítez y Montse Rovira, responsables del blog serendipianaschy.com; y de David García Sariñena, responsable del fanzine Monster World, que escribió los módulos sobre los actores y actrices de las películas.

De Luis Esquinas, qué puedo decir… Es tan buena persona como buen profesional, y con su documental hizo un trabajo excelente que relató para mi libro de una forma tan cercana que emociona. Le estoy muy agradecido y sabe que siempre que me necesite colaboraré con él.

A Carlos y a Montse les debo mucho, mucho, de verdad. Tuvieron mucha paciencia por cosas que nos pasaron durante el proceso del libro, pero fueron mi primera opción a la hora de buscar colaboradores y no me arrepiento en absoluto.

A David García le conozco desde hace ya algunos años, y fue él quien se prestó para colaborar, «en lo que sea», me dijo, así que eligió él mismo hacer los módulos y se nota su experiencia en ese terreno. Se lo agradezco mucho también.

¡Ah, no puedo olvidarme de Ángel Sala, director del Festival de Cine Fantástico de Sitges, que estampó un prólogo excelente! Os contaré algo: mi intención era que este libro tuviese, aunque iba a resultar extraño, dos prólogos, uno escrito por alguien cercano a la faceta de cineasta de D’Arbó -y así fue con Ángel Sala-, y otro firmado por alguien del entorno de periodismo de divulgación.

Mi primera opción era Iker Jiménez, quien no pudo por estar saturado de trabajo, y mi segunda opción figura entre esa lista de nombres que no puedo mencionar. Y quisiera agradecer la colaboración, no como redactores pero sí igual de importante, de los responsables de Exhumed Movies (José Antonio Diego Bogajo, Jesús Lopera y Javier Castellanos), por la oportunidad que me dieron en su día y la cantidad de material fotográfico que aportaron al libro.