Loading...

Hablamos de Mi Adorado Monster de Víctor Matellano

Javier Caro

Mi Adorado Monster es un documental que narra la historia detrás del rodaje de un filme de ciencia ficción que muchos años estuvo en el limbo, entre la leyenda y la realidad: Los Resucitados. También es un recorrido por la figura de su director, Arturo de Bobadilla.

Víctor Matellano, experto documentalista, director de cine y escritor, nos adentra en los años en los que se rodó la película y en torno a todo lo que sucedió. Una filme donde aparecieron figuras tan emblemáticas como Paul Naschy, Santiago Segura o Antonio Mayans. Hablamos con Matellano sobre este trabajo.

¿Cómo llegaste hasta la película de Los Resucitados para realizar un documental? ¿En qué momento decides que ahí hay una historia que contar?

En los años noventa, siendo yo muy, muy, jovencito, frecuentaba la casa de Paul Naschy, y allí conocí a Arturo y su rodaje de primera mano. Después fui testigo directo de la terminación de su película. Por tanto, de alguna manera, conocía los avatares del proyecto. Pero no con tanto detalle como me cuenta entonces, hace cuatro años, Manuel Tallafé. En ese momento sí que pensé que la historia merecía una película. Y después nos hemos puesto manos a la obra.

Arturo de Bobadilla
Imagen del documental, Mi Adorado Monster (Víctor Matellano)

El elenco de actores y famosos, que estuvieron o no en la película, que aparecen en Mi Adorado Monster es asombroso: Santiago Segura, Antonio Mayans, Antonio Miguel Camona, Alaska, Millán Salcedo, Javier Botet o Álex de la Iglesia. ¿Cómo llegas a ellos y les convences de salir en el documental? ¿todos habían visto la película?

Algunos de ellos son amigos míos, otros son amigos de Tallafé, o de Enrique Lavigne, por lo que eso facilitaba las cosas para convocarlos. Aunque después, creo que lo definitivo para que participasen, es que se quedaban cautivados con la historia… No todos habían visto la película, aunque sí que conocían más o menos, la leyenda del rodaje.

Mi Adorado Monster está narrado en clave de humor y en claro homenaje al cine Fantaterror, por ejemplo con Los Templarios, ¿cómo decides este enfoque? ¿estuvo de acuerdo con el enfoque desde el principio Arturo?

Conociendo la información de la que partíamos, siempre pensé que la clave para contar la historia sería la comedia. En mi caso, los documentales, sobre todo cuando están planeados para la gran pantalla, los planteo en clave de cine de género.

Con Regresa El Cepa tomé el thriller como modelo narrativo. Y en este caso, tenía que ser la comedia. Así se lo planteé a Arturo en su momento. “Arturo, va a ser una comedia y va a haber risas, pero no solo eso.” Arturo generosamente aceptó, y yo me puse un límite y un objetivo muy claro: la película tenía que ser siempre respetuosa, y a ser posible, muy humana, con todo su mundo, que incluye la pasión por el fantaterror. Y espero haberlo conseguido.

“Paul (Naschy) estaba pasando entonces unos años muy malos, con problemas anímicos y de salud. Y le animaba el hecho de que los jóvenes se acercase a él para hacer nuevos proyectos”

Víctor Matellano, director del documental, Mi Adorado Monster

¿Por qué crees que de Bobadilla consiguió convencer a un actor de la talla de Paul Naschy? ¿qué opinión crees o sabes que tenía Naschy del filme?

Bueno, Paul estaba pasando entonces unos años muy malos, con problemas anímicos y de salud. Y le animaba el hecho de que los jóvenes se acercase a él para hacer nuevos proyectos. Arturo y él se querían y se respetaban. Y Paul, sin tener responsabilidad alguna sobre la película, se involucró en el proyecto.

Y lo cierto es que, coincide que, a partir del rodaje de Los resucitados, a Paul le comienzan a llegar lentamente buenas noticias, hasta llegar a levantarse de nuevo en sus últimos años, donde el reconocimiento internacional y nacional se hizo aún más evidente.

Hay un fantástico momento en Mi Adorado Monster donde se muestran localizaciones reales de películas de Fantaterror, como la Abadía del Berzano o una calle de Gritos en la noche ¿crees que estamos comenzando, tú que has trabajado mucho en ese sentido, a valorar más el género de Fantaterror como se merece?

Es curioso, cuando se habla del fantaterror como algo denostado en el pasado, no se corresponde con la realidad del público de la época. Esas películas fueron muy taquilleras y se vendieron muy bien en el extranjero. ¿Quién las denostaba entonces? Algunos críticos de la época, y luego, algunos “entendidos”, muy engolados, por cierto, de épocas posteriores.

Afortunadamente ahora, por un lado, se sabe ver con más perspectiva aquellos productos, y por otro, los prejuicios de las nuevas generaciones han ido disminuyendo. El público de ahora no sólo se divierte con esas películas, si no que las valora y reivindica más que los de hace unos pocos años.

“Que un cineasta homenajee a sus referentes, se ha hecho siempre por todas las cinematografías. Lo hace Carpenter con Hawks, y lo hace Spielberg o Dante con el cine que veían en los cincuenta”

Víctor Matellano, director del documental, Mi Adorado Monster

Los Resucitados es un homenaje al Fantaterror. Aparecen nombres como Orloff o Paul Naschy, ¿Además de este filme, qué películas crees que han homenajeado al género de esa manera o de forma más velada?

Que un cineasta homenajee a sus referentes, se ha hecho siempre por todas las cinematografías. Lo hace Carpenter con Hawks, y lo hace Spielberg o Dante con el cine que veían en los cincuenta. Aquí se homenajea al fantaterror en alguna ocasión también, y especialmente a Ibáñez Serrador, absolutamente reivindicable…

En Mi Adorado Monster, Bobadilla habla de su encuentro con el festival madrileño, Imagfic en 1986, ¿qué importancia han tenido festivales como éste o Sitges en los 80 y 90?

Sitges lo sigue teniendo, claro está. Como lo tienen otros festivales como la Semana de Terror de San Sebastián. Pero aquel Imagfic nos marcó a muchos madrileños, también a Arturo. Yo lo pillé en sus dos últimas ediciones, pero era muy espectacular poder encontrarte en el patio de butacas a los directores de género más importantes del momento. Después, el festival Nocturna, los años que se ha celebrado, ha sido muy importante. Y en este festival estrené dos de mis películas, un honor.

Hablamos de Visitante con Alberto Evangelio

Arturo de Bobadilla comenzó a escribir en la versión española de la revista Fangoria, como una especie de corresponsal en la Semana del cine fantástico de Terror de San Sebastián, ¿qué importancia crees que tuvo esa revista más profesional en España y cuáles han sido sus herederas?

Como contamos en Mi adorado Monster, Arturo no sólo participó en Fangoria, si no que desde siempre fue aficionado a las revistas de género, de las anteriores especialmente, la mítica Terror Fantastic. Creo que Fangoria forjó muchas vocaciones, al propio Arturo, y a muchos otros, nos influyó mucho. En aquellos años también surgieron otras como Fantastic Magazine, y ya en los últimos tiempos, Scifiworld, en la que yo colaboré con regularidad.

¿Cómo crees que el director consiguió convencer a tantos profesionales para involucrarlos en el filme?

Con Naschy, Arturo tenía relación de tiempo antes. A los demás, los fue convenciendo tal y como contamos en Mi adorado Monster… En estas ocasiones, se produce una reacción en cadena, y Naschy y Antonio Mayans, fueron un motor de arranque para que se apuntasen los demás… Aparte, Arturo involucra muy bien.

Los resucitados
Parte del cartel de la película Los Resucitados (Arturo de Bobadilla)

Los medios con los que se rodó Los Resucitados parecen realmente muy pobres, con diferentes cámaras de SuperV y 16mm, lo que proporciona al filme unas texturas muy diferentes de toma a toma, ¿por qué se grabó de esa forma, con varias cámaras? ¿fue a posta para lograr una sensación desconcierto?

Son medios pobres en la época si los comparas con el formato cine imperante entonces, 35 milímetros. Pero no eran formatos pobres para lo alternativo en la época. Lo que ocurre es que entonces todos los sistemas de vídeo estaban poco desarrollados. El problema es el cambio de formatos, utilizaron los que tenían a mano.

¿Cómo fue el estreno en Sitges y Donosti, 22 años después de su rodaje?

Permite que remita al lector nuevamente a Mi adorado Monster, ahí lo contamos… En cualquier caso, creo que esos dos festivales supusieron un cierre de ciclo. Un cierre de ciclo bastante necesario, por cierto.

Tu anterior trabajo, Regresa El Cepa, cuarenta años después del malogrado estreno de El Crimen de Cuenca ¿cómo has vivido el cambio de registro de un documental a otro?

Tengo un máxima para mis trabajos… Y es que todos sean proyectos que no se parezcan entre sí, ni los libros, ni los de teatro, ni los de cine… Creo que mis películas tocan registros muy diferentes. Ese es el reto, lo divertido, y lo apasionante, que cada una sea diferente…

One thought on “Hablamos de Mi Adorado Monster de Víctor Matellano”

Comments are closed.