Javier Caro

Aunque San Valero (2020, aunque terminado en 2016), primer plástico de Don Joaquín (el pseudónimo tras el que está el magnífico, Joaquín Cardona) lo he tenido que escuchar en casa en pleno confinamiento; lo he hecho de un modo especial y que recordaré. sentado en una silla en el balcón, con una cerveza, imaginándome paseando por Patraix con los auriculares puesto, entrando a algún bar a tomar el vermut, hojeando algún libro en una librería o sentado cerca de su mercado.

Este elepé llena de emociones, crea un lazo íntimo entre la voz de Joaquín y tú. Se pega a tu paladar, y si eres de su misma ciudad te recuerda lo importante que son las cosas pequeñas, las de verdad, las que seguro que has echado de menos mientras estabas en casa mirando por la ventana como te despedías de abril.

Me sorprende que hayan pasado tres años en editar un disco que ya estaba escrito. ¿Cuál es el motivo para que hayas tardado tanto en publicarlo?

El motivo es la independencia. Este proyecto es cien por cien independiente, nació sin ninguna discográfica, sello independiente o distribuidora detrás. Esto se traduce a que debes de hacer millones de tareas además de coger la guitarra y tocar.

Que el público pueda escuchar tu disco en su casa o en directo, conlleva un tiempo y un esfuerzo económico que hay gente que ni imagina. Te pasas el día al teléfono o al ordenador para conseguir conciertos, hacer que tu música esté visible en formato digital, diseñar una copia física, crear contenido audiovisual que acompañe el lanzamiento, llevar tus propias redes sociales…

«Este proyecto es cien por cien independiente, nació sin ninguna discográfica, sello independiente o distribuidora detrás»

Don Joaquín

En estos tres años he tenido prioridades más importantes en mi vida personal que han impedido que pueda realizar este trabajo, y esa es la parte mala de la independencia. Y lo llamo la parte mala porque han sido tres años de frustraciones, de sentir cómo se esfuma el tiempo y querer tirar la toalla en muchas ocasiones.

Finalmente logré el equilibrio perfecto para realizar ese trabajo, aunque he decir que tengo gente a mi alrededor muy maja que me echa un capote, como el equipo de Siroco Cultural, que me ayudan con el management y la comunicación.

Don Joaquín en directo. Fotografía cortesía del músico

En 2019 editaste dos temas del disco en un single, Boundary Motel y St. Valero folk morning, para mí de lo mejor del álbum y que generaba muchas expectativas de cara al elepé. ¿Lo publicaste para testear un poco la reacción del público, fue bien acogido y te dio más impulso?

Gracias y sí, lo publiqué para ver primeras reacciones de personas cercanas y para intentar conseguir apoyo con el lanzamiento del LP; como se hacía antaño. Ese single lo recibieron muchas discográficas o sellos independientes que en el mejor de los casos contestaban “muchas gracias, pero ahora mismo…”.

No lo estoy juzgando; comprendo que eres un nuevo artista, sin renombre y que muchas veces lo primero que hace alguien cuando te conoce es ver la cantidad de seguidores que tienes en Internet antes de escuchar tu música, pero es la era que nos ha tocado y tienes que adaptarte a ella.

Las reacciones del público de los primeros conciertos, algunos medios o gente que ni conoces y te escribe sólo para felicitarte por tu trabajo me dieron el impulso que mencionas para superar todos esos “nos” por parte de la industria y autoeditar mi primer disco.


Militaste en bandas del nivel de El hijo del Ebanista, Lehnmotiv y Supermosca. En este tu primer trabajo en solitario, ¿qué has rescatado de los tres grupos, de dos, de uno o de ninguno?

El hijo del Ebanista me queda algo ya lejano, pero si bien es cierto que en estos grupos nos aproximábamos a estilos más cercanos como el pop, indie o post-rock, creo que puedes escuchar momentos que te recuerden la contundencia de algunas canciones de Lehnmotiv o las armonías en las composiciones de Supermosca.

De hecho, si hablamos de forma literal, puedo decir que he rescatado, Septiembre; una canción de Supermosca que he añadido en mi el repertorio de mis directos.

Aunque he visto que encasillas, San Valero dentro del folk, pero es innegable las influencias del blues y country rock. ¿Cuáles han sido tus referencias sonoras cuando componías las nueve canciones del álbum?

Aunque este disco esté etiquetado como “folk”, también lo han clasificado como indie / rock, americana, indie /folk, etc., y me parece justo porque creo que no destaca un género puro en ninguna canción.

A lo largo de los años he tenido la fortuna de visitar los Estados Unidos en varias ocasiones y estar en ciudades como Nashville, Memphis o Clarksdale, cunas del country y del blues. Así que me cargaba la maleta de vuelta de cantidades ingentes de vinilos para descubrir cosas nuevas, o recordar viejos clásicos del folklore americano.

The Howling’ Brothers, Uncle Tupelo o Bessie Smith son tan sólo un ejemplo de músicos que hice polvo en aquella temporada.

¿Cómo ves la situación de la música tras este apagón del coronavirus?

Es una pregunta sobre la que podríamos estar hablando largo y tendido porque es más profunda de lo que parece, pero intentaré no explayarme demasiado.

La industria, la imagen que tenemos de cómo se hacen las cosas va a tener que adaptarse para sobrevivir a esta crisis. Normalmente los artistas consagrados obtienen la mayor parte de sus ingresos de los cachés por actuar en directo, y si nos olvidarnos de los macrofestivales durante un largo tiempo, muchos músicos profesionales van a atravesar momentos muy complicados.

«Aunque una banda tenga millones de reproducciones online, no significa que se esté forrando por ello»

Don Joaquín

Aunque una banda tenga millones de reproducciones online, no significa que se esté forrando por ello. Las grandes discográficas tienen aseguradas sus beneficios a final de mes porque poseen una participación muy elevada en el reparto de los derechos de reproducción online de sus representados.

Habrá que ver cómo tratan estas empresas a sus artistas; pero no descarto que más de uno ahora mismo quiera sentarte para revisar sus royalties, sabiendo además que en esta etapa de confinamiento social el consumo de música en plataformas digitales se ha disparado.

Y si nos ponemos a pensar en salas de conciertos de mediano aforo, también veo el panorama algo incierto; esta etapa nos va a calar como sociedad y vamos a cambiar muchos hábitos en nuestro estilo de vida. Sólo imaginarte ahora mismo un local abarrotado con 400 personas te provoca mal cuerpo, así que los grupos emergentes, propietarios de salas, promotores y programadores lo tendrán también algo más difícil.

Creo que aquí radica el cambio de la música en directo porque puede ser el futuro de nuevos formatos; conciertos en lugares amplios con aforo limitado y público sentado guardando distancia, por ejemplo. Pero a menos aforo menos beneficios, y no puedes aumentar los precios de las entradas a una sociedad que además atraviesa una crisis económica.

«La cultura en general, no la música, debe dar una vuelta de tuerca al sistema actual»

Don Joaquín

La cultura en general, no la música, debe dar una vuelta de tuerca al sistema actual. Tampoco me parece descabellado que el fenómeno de los conciertos online se consolide y se busque un modo de rentabilizarlo dentro de poco. Hace un par de años ya se anunciaban conciertos para ver desde tu casa con gafas de realidad virtual aunque no llegó a popularizarse.

Sea como sea, de lo que estoy seguro es que la música en directo de forma presencial nunca dejará de existir. Nada puede igualar salir a ver un concierto en un garito con los amigos y tomar unas cervezas; es una experiencia tan básica como necesaria para el ser humano.

El disco está producido en los estudios Ultramarinos Costa Brava en septiembre de 2016. ¿Cómo fue trabajar con el productor, Santi García?

Con Santi García ya había trabajado en dos ocasiones anteriormente con los dos discos de Lehnmotiv, así que nos conocemos muy bien y fue maravilloso. Cuando entras en el estudio con un formato de grupo los temas están más cerrados, y la diferencia es que esta vez llevaba unas canciones desnudas con algunas ideas claras de instrumentación.

Es una experiencia que disfruté muchísimo porque tienes que trabajar codo con codo junto al productor, y pasarte los días enteros creando y vistiendo las canciones. Para ello contábamos con el baterista Víctor García, hermano de Santi, y Vidal Soler con las guitarras eléctricas, lap steel y banjo.

En Éxtasis, el libro que radiografía la Ruta del Bakalao de Joan Oleaque

¿Qué tipo de distribución va a tener, San Valero?

La distribución de San Valero ya está en marcha, tanto en formato digital como físico. El disco completo se puede escuchar en Spotify, Youtube, Deezer, iTunes y Amazon Music. Además, puedes descargarlo de forma gratuita o conseguir un ejemplar del vinilo a través de mi página web.

Los más melómanos también pueden encontrarlo en tiendas de discos como Revolt Music & Records de Madrid, Candem Records de Toledo o Discos Oldies y Harmony Disco de Valencia.

«Soy un romántico o quizás un anticuado, pero no concibo el hecho de sacar un disco sin que sea tangible»

Don Joaquín

¿Desde el primer momento tuviste muy claro que tu primer trabajo tenía que editarse en vinilo, o fue algo que surgió con el tiempo?

Sacar el disco en vinilo es algo que tuve clarísimo en todo momento. Soy un romántico o quizás un anticuado, pero no concibo el hecho de sacar un disco sin que sea tangible. Supone un esfuerzo extra, pero lucho porque en el futuro sigan coexistiendo el formato físico y el digital.

Nos pasamos el día entero pegados a las pantallas consumiendo contenido audiovisual prácticamente de forma aleatoria, y el gesto de escuchar un vinilo es todo lo contrario; te detienes a seleccionar lo que realmente te apetece oír en ese instante, miras la portada y observas detalles en los que no te habías fijado antes, y cuando lo pinchas y empieza a sonar prestas realmente atención.

Además, como te mencionaba al principio, yo mismo he decidido cómo quería que fuese visualmente y me he encargado del diseño, luego, lo han prensado los chicos de Krakatoa Record, una de las pocas empresas pioneras en fabricación de vinilos que tenemos en España.

El disco que tienes en tus manos se ha ideado con mucho cariño, desde la composición de las canciones hasta el artwork de la portada o la elección del título.

San Valero es el patrón de Ruzafa, un barrio valenciano, ¿Por qué le dedicas el título a un barrio, qué tiene éste?

Más concretamente está dedicado a la calle de San Valero, donde vivía mientras compuse las canciones del disco, de ahí su nombre. Después tuve que mudarme y quise hacerle un pequeño homenaje a esa etapa de mi vida que ahora recuerdo con tanto cariño.

Si te fijas en la fotografía de la portada puedes ver la puerta de una iglesia, es la parroquia de San Valero, que se encuentra en la plaza contigua de dicha calle.

En este barrio he disfrutado de gestos tan cotidianos como ir a hacer la compra o quedar entre horas para “bajar” y tomar algo. Justo en el momento que estamos atravesando creo que se puede entender mejor esa sensación de saborear los pequeños momentos.

Me ha gustado mucho, Reyes de la Carretera, y también el videoclip, ¿cómo salió la idea?, supongo que la parte final será inventada…

De nuevo gracias, y las comparto con Carlos López, que se encargó de realizar el videoclip. En este vídeo,  al igual que en el de Boundary Motel, reinterpreto una canción grabada del disco en un formato más crudo. Por ahora quiero distanciarme del término “videoclip” si pensamos en él de una forma más clásica, me gusta poder crear contenido distinto a lo que ya tengo.

Hay personas que me han dicho que les ha gustado más la versión del vídeo que la del disco, o todo lo contrario, y es bueno ofrecer al público esa posibilidad porque al fin y al cabo esto trata de que tu música le llegue a la gente.

La localización que aparece es la fábrica de muebles de mi familia, donde he trabajado mucho tiempo junto a ellos. Me parecía bonito y me gusta ver de dónde vengo.

Y en cuanto a la parte final de la letra de la canción, supones bien; por ahora no he terminado ninguna noche en el cuartelillo ni he sido interrogado, toco madera. Son licencias que me tomo al escribir; si me pusiera barreras a la hora de crear serían todas las canciones más aburridas.

Y por último, pero no menos importante, ¿por qué has elegido el tratamiento de Don?

Sé que puede parecer un tanto arrogante por mi parte, pero es todo lo contrario. Como toda persona humana, uno también tiene sus miedos e inseguridades, y asumir un rol diferente en tu carrera musical puede dar vértigo; para mí era nuevo componer, grabar y defender en directo tus propias canciones

Tan sencillo como un estúpido consejo de autoayuda. Yo estoy convencido que si Joaquín Cardona no puede abrir un tarro de pepinillos, Don Joaquín seguro que puede hacerlo. Pruébalo y ya me cuentas qué te parece.

Entrevistamos a Corazones Eléctricos por Arte y oficio