Javier Caro

Cuando Uzzuaïa decidieron hacer “una pausa, un parón, un standby”, como ellos mismos dijeron en un comunicado; me recorrió un sentimiento de pena, de orfandad musical. Cuando tuvimos noticias de Corazones Eléctrico, primero con aquella demo maravillosa, Camino al sur de 2016 (¿puede haber letra mejor que esa?), nos emocionamos.

Sonaba de maravilla; luego llegó el álbum homónimo donde se encontraba toda la esencia del rock que tanto nos había gustado. ¿Quién salvará al Rock´&´Roll?, Kamikaze o Intentando respirar, eran temas con construían un disco inmejorable. Ahora han vuelto con su segundo elepé, Arte y oficio.

Hablamos con Pau Monteagudo, vocalista, guitarra y letrista, y con Kako Nararro, bajista, sobre éste disco de raíz directa y esencia sureña, aunque estemos en la Costa Este

¿De dónde sale Corazones Eléctricos con aquella magnífica demo «Camino al sur» (2016)?

Kako: Sale de que el grupo de Pau (Uzzhuaïa) decide hacer un parón indefinido. Nosotros nos conocíamos de haber tocado juntos canciones de Nirvana para unos cuantos conciertos homenaje y nos entendimos muy bien. Él tenía un buen puñado de canciones en el bolsillo que decide enseñarme. Me interesó el proyecto y lo pusimos en marcha encontrando un batería estupendo, Víctor Traves y puliéndolas entre todos.

«Básicamente nos gusta el rock de grandes canciones sin muchos artificios. Una mezcla del espíritu de los años 90 con la electricidad de los 70 y algún guiño a los 50»

Pau Monteagudo – voz de Corazones Eléctricos

corazones electricos
Portada, Arte y oficio de Corazones eléctricos

Un año después de la demo llegó unos de los discos del 2017, Corazones Eléctricos. ¿Cómo fue la composición de aquel primer disco, y qué influencia tenía?, el disco tuvo un buen recorrido por salas, ¿qué conciertos fueron los que más os motivaron?

Pau: Tenía casi todas las canciones ya terminadas hacía tiempo, excepto un par que terminamos en el local. La influencias son muy variadas; al final la música que escuchas marca las canciones que haces. Básicamente nos gusta el rock de grandes canciones sin muchos artificios. Una mezcla del espíritu de los años 90 con la electricidad de los 70 y algún guiño a los 50.

La gira fue muy bien, recordamos especialmente uno de nuestros primeros conciertos que fue en Montgorock, la noche que hicimos Valencia también fue especial, así como el concierto en Madrid en la mítica sala El Sol.

Hablamos con Second por Fracciones de un segundo

Sinceramente, creo que en España necesitamos un grupo como vosotros, hard rock en castellano lleno de poesía y temas bailables. ¿Cómo ha sido la composición de vuestro segundo trabajo, Arte y oficio, con la incorporación del batería Quique Cuquerella?

K: El primer disco lo sacamos sin prisas ni presión, en cambio el segundo, por la propia inercia de la banda, no tuvimos tanto tiempo para hacerlo porque estábamos en plena gira, y porque después nos encontramos sin batería.

Un amigo común nos puso en contacto con Quique, y las ganas pudieron con todo, se adaptó sin problemas y aportó su experiencia y dinamismo a lo que ya había. Preparamos el disco con mucha pasión en relativo poco tiempo, y las últimas pinceladas las dimos en el estudio de grabación.

Menuda intensidad tiene «Despierta» y que canción más diferente para vosotros como la de «El Monstruo». ¿Qué videoclips vamos a ver como primero?

P: Despierta tiene un principio y desarrollo más clásico; pero con un final en el que volvemos a mirar a los años 90. En El Monstruo jugamos con una música más sólida y potente, pero con esa parte lisérgica en el medio del tema que le da otro punto de vista al oyente. Aún no tenemos claro cuál será el videoclip, hay varias candidatas, pero si tenemos claro que cada paso que demos tiene que tener un sentido artístico igual que el resto del disco.


Lo primero que llama la atención del álbum es la portada, un elemento cada vez más olvidado en la música. ¿Cómo surge la idea de ese collage tan fascinante, que te deja varios minutos admirándola?

K: La idea se le ocurrió a Pau, un collage de elementos puestos en el suelo sobre una tela que significan algo para nosotros, y que nos han hecho ser quienes somos. Teníamos claro que queríamos trabajar con Irene Bernad a la fotografía porque, además de ser una de las mejores fotógrafas de este país, tenemos la suerte de poder llamarla amiga.

Entendió el concepto «Arte y oficio» a la perfección y le encantó la idea general del disco. Creo que es un tipo de portada que ya no se hace, lo cual le da mucha personalidad y ayuda a destacarse un poco del resto. Nos encanta el resultado.

corazones electricos
Corazones eléctricos

«Sempiterno» es un tema que se quedó fuera del primer redondo, y ahora por fin lo tenemos con nosotros, es verdad que es el más largo de vuestra carrera, 8:28 minutos. ¿Por qué ese tema se quedó fuera del álbum anterior, fue por su duración?

P: Sempiterno la tengo escrita desde hace muchos años, al final las canciones encajan en un disco o no. En este disco venía perfecta para completar el mensaje que queremos dar. No es por la duración, porque si te escuchas el tema te darás cuenta que apenas llega a los 5 min… No te fíes de la versión oficial que pone en el tiempo de la pista.

«A mí me parece que hemos captado un poco la intensidad que nos salía natural en los directos»

Kako Navarro – Bajista de Corazones Eléctricos

Menuda bala envenenada es «Valentina» y también la espídica, «Doble o nada», ¿queríais un disco menos pausado y más directo?

K: No creo que haya sido algo premeditado, nos dejamos llevar y nos juntamos con un puñado de canciones variadas, cada una con su propia personalidad pero no dejan de ser nuestras todas. A mí me parece que hemos captado un poco la intensidad que nos salía natural en los directos, y que la manera de tocar de Quique con su explosividad en ciertos momentos y su calma en otros, también se ha dejado notar.

«En las estrellas» es una canción llena de sentimiento, ¿va dirigido el tema a alguien o es en general?

P: No es para nadie en particular, habla de lo que veo alrededor, la gente no puede imaginar un futuro porque no hay un futuro por el que ilusionarse. Propongo abrazar el concepto Carpe Diem, dar lo mejor de ti y nos esperar nada a cambio. Celebrar lo vivido, y lo sentido, a través de los demás y brindar por ello mientras buscas el mejor final que seas capaz de conseguir por ti mismo.


La presentación del elepé será en Valencia, ¿cómo será el resto de la gira, tocaréis en festivales?

K: La idea es hacer una gira de salas con muchas fechas por todo el país desde Febrero hasta Mayo, tocando prácticamente todos los fines de semana. Y aproximadamente a partir de Junio, que empiezan los festivales de verano, tocar allí donde cuenten con nosotros.

 ¿Hay alguna banda que os haya impresionado últimamente?

Viendo la situación de las bandas y del rock, ¿crees que hoy en día interesa menos el rock que hace unos pocos años?, ¿cómo podemos voltear esta situación?

P: No creo que sea sólo el rock… Hoy en día, a la gente, en general, sólo lo interesan experiencias pseudo exclusivas para poder contárselo a los demás y dejar claro que «yo estuve ahí». La música es para divertirse y disfrutarla, pero también para que te acompañe toda tu vida, y escriba tu propio diario con canciones.

Hace poco leí a Trent Reznor explicando la diferencia entre el arte y el entretenimiento. Y hoy parece que el mundo no quiere pensar demasiado. Sólo mastica y traga sin saber lo que se está comiendo.

 

2 thoughts on “Entrevistamos a Corazones Eléctricos por Arte y oficio”

Comments are closed.